El llamado al Instituto Nacional Electoral (INE), para que refuerce las campañas de información sobre la fecha de la elección que hizo la candidata presidencial Claudia Sheinbaum tiene un antecedente que bien puede tener como ejemplo entidades como Hidalgo.

Con base en las expectativas generadas en el proceso nacional de selección de candidatos  en Morena donde surgió el sobrenombre de “corcholatas”, todos los integrantes y simpatizantes del Movimiento aseguraron que en las próximas elecciones, la marca sería suficiente para ganarlo todo.

Pero con el correr de los meses, los enfrentamientos internos y el natural desgaste que da el ejercicio del pode, aunado a los embates mediáticos, generaron un clima electoral donde todas las expectativas de triunfo, favorecen a la candidatura de Sheinbaum pero, nunca comparable al triunfo obtenido en la elección presidencial anterior.

Las encuestas sobre la intención de voto, coinciden en que hay una enorme diferencia entre la candidata de Morena y su contrincante del PAN, PRI, PRD. Esos estudios de opinión, también señalan que la intención de participación apenas alcanza el 50 por ciento, una cifra que no se acerca a los niveles de participación prometidos por la dirigencia.

En los albores de las actuales campañas, la dirigencia estatal de Morena se comprometió con su abanderada y anunció que le darían un millón de votos; a poco más de un mes de la jornada electoral, ninguna encuesta soporta tal resultado.

En Hidalgo, las y los candidatos de Morena deberán sublimarse,si es que quieren alcanzar la cuota de un millón de votos.

Las campañas en redes sociales, recorridos y visitas ocasionales no les van a ayudar. Los debates pueden ser un ejercicio más efectivo para promover la participación pero deben estar preparados para defender sus planes de gobierno (si es que los tienen), sin embargo , las convulsiones internas siguen sin resolverse mientras el tiempo se agota.

 

X: @LasVocalesRadio

Rate this item
(0 votes)
Last modified on Lunes, 29 Abril 2024 04:36